Bingote: jugar al bingo mientras haces otras cosas

Internet ha creado una buena cantidad de estereotipos, pero ha roto muchos otros: uno de ellos es el del jugador de bingo concentrado en su cartón o cartones hasta el punto de que nada podía sacarlo del trance de papel y números en el que se encuentra inmerso.

Eso de jugar en silencio, concentrado, viendo al de al lado como a un rival se acabó, gracias, de un lado, a la posibilidad de jugar online y, de otro, al chat. Sí, has leído bien: puedes relajarte y charlar con otros usuarios mientras juegas al bingo. El artífice se llama Bingote.

Puedes encontrar el Bingote en la web de Botemanía y, si sabes jugar al bingo, sabes cómo participar en este juego. De hecho, tú sólo tienes que ponerte cómodo y dejar que el ordenador juegue por ti. Y tú, mientras tanto, chateando o divirtiéndote entre amigos.

Compra cartones, sigue con tus tarjetas diarias o, si tienes que hacerlo, puedes incuso apagar el ordenador: el bingo revisa los cartones automáticamente y te avisa de los premios que te hayan tocado mientras no estabas delante de la pantalla del ordenador.

Una oportunidad cada seis minutos

Para que lo sepas, cada seis minutos empieza una partida, de modo que, en cuanto hayas comprado los cartones, tendrás que esperar muy poco tiempo para acceder a los premios de la página de Botemanía.

Las normas del Bingote se refieren a que las partidas se juegan con bombos de 75 bolas. Cada jugador adquiere un número equis de cartones virtuales con números escritos. La idea es que salgan en las bolas los números que el jugador tiene en el cartón. Hasta ahora, más o menos, las reglas del bingo como tal.

Lo que hace especial al Bingote

Pero, a la hora de marcar en el cartón los números que van saliendo (números de llamada, que se dice), podemos elegir tacharlos nosotros mismos o, en Bingote, hacer que el sistema los marque automáticamente, seleccionando la opción de “automarcado”.

Para saber la cantidad de números que aún necesitas, sólo tienes que mirar a la izquierda del ticket que hayas adquirido. Si, además, has decidido que el ordenador juegue por ti y has seleccionado la opción de automarcado, verás como, cuando sale un número, este se oscurece en el cartón y se cierra el obturador de dicha cifra.

Para comprar los tickets sólo tienes que hacer clic en ellos y seleccionar la opción de comprar. El precio de cada uno va de diez céntimos a un euro, según a qué hora juegues. Es más, puedes hacerte con unos cuantos cartones gratis gracias al bono de bienvenida que te ofrece Botemanía.

Unos premios muy importantes

Para ganar (ahora viene lo interesante), tienes dos opciones: el bote progresivo y bote en sí, además del súper bote. En el segundo caso, el premio depende de la cantidad de jugadores que participen por jugada. El bote progresivo, cuya cantidad aparece reflejada a la izquierda de la pantalla, junto con el número de bolas que nos faltan para obtenerla alcanza cotas astronómicas.

En el Bingote también aspiramos a llevarnos un súper bote, que ofrece Botemanía: un premio de 2.000  euros de cuatro a cinco de la tarde y otro de diez a once, de lunes a domingo en ambos casos. El uno  el otro se obtienen cantando el bingo acumulado antes de 49 bolas.

En todo caso, el premio más importante del Bingote es el que se juega los viernes entre las nueve y las diez de la noche: cantando el bingo acumulado antes de 46 bolas, este súper bote supone que te lleves (nada menos que) veinte mil euros.

Divertirse y hacer amigos

Aunque ya te hemos dicho que lo más particular del Bingote es que no tienes que preocuparte de qué número sale, que ya se encarga de eso el sistema en tu lugar: que puedes dedicarte a otras cosas. Por ejemplo, chatear un rato.

Chatear en la página de Botemanía es facilísimo: escribe un mensaje en la parte de debajo de la pantalla del chat y pulsa la tecla de ENTER o haz clic para empezar o unirte a la conversación. Tienes varias salas de chat con anfitriones en cada una de ellas. Estos moderadores se ocupan de los jugadores, de sus dudas o de lo que deseen comentarles. Los identificarás muy fácilmente porque sus nombres se escriben en letras amarillas.

Todo está pensado para que te relajes y disfrutes

No tengas reparo en hablar con los anfitriones, les gusta y están para ayudar. Además, te pueden orientar sobre las particularidades de la sala o sobre los juegos del chat, que también te ofrecen una buena cantidad de premios en efectivo.

Por cierto, si quieres cambiar el color de las letras que usas para chatear, haz clic en el selector de la parte inferior. Por supuesto, puedes enviar emoticonos. No podía ser de otra forma: los juegos de esta página ofrecen una enorme cantidad de opciones y Bingote no iba a ser menos… en todo caso, sería más.

ComparteShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+